viernes, enero 26, 2007

tan lejos

el barrio era suficiente para mi
lìmite, bordes, caricias
la boca posada en la canilla
y ese olor cervical que lo contiene todo menos la avaricia
de la desolaciòn

algùn dìa sabremos algo mas de la noche
por ahora
solo tenemos guaridas.
Me conocès
sin embargo te podès equivocar y creer que el que dà soy yo

tengo ganas de
dejarme mirar por el animal herido que se cura en tus ojos
¿hay lugar?

ningùn sepulcro podrá detenerme
ninguna tumba verde oliva
vos
pusiste las cosas en su lugar y ahora me devoro el desierto


¿queda algo de tiempo?
¿un pedacito de cielo en una lejana memoria que las rosas resuelvan ceder?


estoy a salvo mientràs la lluvia no cese
pero cuando pare de llover
y la luz enfoque mi cuerpo sobre la boca de un espectro enamorado
resbalarè en tu soledad
como quien canta
boleros
sin pedir
sin robar
apenas
dejàndome elevar
como un puente azul
sobre tus mejillas

2 comentarios:

anais dijo...

Bellísima!

Mabel dijo...

Sublime!!